Autor Tema: Sexta semana: la crítica situación de Andinobates supata  (Leído 1269 veces)

Desconectado PDF_TheDocumentary

  • Moderator
  • LARVA
  • ***
  • Mensajes: 14
  • Karma: 12
Tras la semana de filmación en el Zoo de Cali, teníamos prevista la visita de la extremadamente delicada zona de distribución de Andinobates supata. Para ello contamos con la inestimable ayuda del Dr. Giovanni Chaves Portilla, quien ha dedicado muchos años de su vida a la descripción y protección de esta especie recientemente descrita. Para ello nos desplazamos al pueblo que da nombre a esta especie, Supatá, a dos horas en bus de Bogotá.

Ejemplar adulto de Andinobates supata

¿Por qué centrar tanto interés en esta especie y no en otros dendrobátidos colombianos de características más llamativas? Pues bien, el motivo por el que documentar esta especie era de vital interés para este proyecto es por el hecho de que se encuentra en una estado crítico de conservación. Si no hacemos nada, es muy probable que desaparezca de su hábitat natural, el cual se encuentra restringido a unas pocas propiedades privadas dedicadas a la explotación ganadera.

Hábitat fragmentado por múltiples explotaciones ganaderas

Interior del hábitat de Andinobates supata

Además, la especie era conocida por los locales mucho antes de que fuera descrita oficialmente por los científicos, entre ellos el Dr. Giovanni Chaves. Tras varios estudios de carácter poblacional, se hizo evidente la necesidad de implementar unas políticas conservacionistas inmediatas que garantizaran la preservación de su limiada zona de distribución. Surgió así una asociación destinada a promover el conocimiento de esta especie, conocida comunmente como Rana Dorada de Supatá. Con ello se consiguió algo sin precedentes en la conservación de los anfibios: Andinobates supata pronto se consolidó como la mascota del pueblo, en honor a la cual se plantó una estatua en la plaza del pueblo y se realizaba un festival anual lleno de colores, música y danzas tradicionales.

Estatua de la Ranita Dorada de Supatá en la plaza del pueblo

Andinobates supata en un mural de la escuela del pueblo

Tras varios años de éxito, las subvenciones dejaron de llegar y la asociación que el Dr. Giovanni y colaboradores habían formado se tuvo de disgregar. Los cambios políticos que sucedieron a esta época de prosperidad condenaron al olvido tan maravillosa iniciativa.

Hoy en día, la estatua sigue allí en la plaza, pero rara vez se celebra el festival de la Rana Dorada de Supatá. Tampoco existe una política pública que asegure la conservación de esta especia, cuya escasa zona de distribución (de apenas 1 kilómetro cuadrado según nos informaron) no incluye ningún área protegida. Si los propietarios de las tierras deciden talar los pocos árboles que quedan, no quedarán bromelias donde reproducirse y la población seguirá declinando. Si bien es cierto que se ha visto ciertos individuos fuera de la selva, no está muy claro hasta qué punto esto consiste en una adaptación o un desplazamiento de una población que se queda sin hogar.

Nos fuimos de Supatá habiendo conocido a su gente y su rana dorada, así como con ganas de colaborar en la conservación de esta especie. Ojalá este proyecto aporte un granito de arena para salvar a esta especie tan única.

Macho de Andinobates supata llevando un renacuajo hasta un lugar seguro donde desarrollarse.